Agresión contra un agente del orden público

Golpear a un oficial de policía o cualquier otro agente del orden público, es un delito que puede costarle muy caro, debido a que esta acción puede traer como consecuencia la imposición de sanciones que van desde el pago de elevadas multas judiciales, hasta pasar un buen tiempo tras las rejas. Si bien es cierto que la agresión es uno de los delitos violentos más comunes en el Estado de California, cuando ésta involucra a un oficial de policía, oficial de tránsito, bombero, salvavidas, entre otros sujetos de categoría especial similar, se trata de una agresión más seria, que se denomina agresión contra un agente del orden público.

Obtenga ayuda de un abogado de agresión contra un agente del orden público en San Diego

El hecho de que usted enfrente cargos por agresión contra un agente del orden público, no significa que usted vaya a ser condenado por este delito. En ocasiones se presentan situaciones en las cuales el agente del orden público podría haber exagerado la conducta llevada a cabo por usted, o incluso, que usted lo haya tocado de manera accidental y no voluntariamente. Un buen abogado criminalista en San Diego del Bufete de Defensa Criminal puede ayudar a esclarecer lo sucedido y hacer una gran diferencia en su caso, abriendo campo a la posibilidad de desestimar o reducir los cargos. En nuestro bufete de abogados estamos enteramente comprometidos con la defensa de sus derechos y trabajamos arduamente a su lado, con el propósito de obtener el mejor resultado posible.

¿Qué se entiende por agresión contra un agente del orden público?

La agresión contra un agente del orden público se entiende por la agresión dirigida a un agente del orden público mientras desempeñaba sus funciones, siempre y cuando quien comete la conducta, supiera o debiera haber sabido, que la víctima era un agente de policía o persona protegida por la Ley. Este delito se encuentra contemplado en el Código Penal de California secciones 243(b) y 243(c).

Los siguientes son ejemplos de situaciones que pueden llevar a un individuo a enfrentar cargos por agresión contra un agente del orden público:

  • Escupir a un agente de policía.
  • Mientras una persona estaba a punto de ser esposada, le propinó un golpe en la cara al agente de policía que realizaba el procedimiento, quien se desplomó en el suelo y sufrió como consecuencia una lesión.

¿Quiénes son considerados agentes del orden público o personas protegidas?

Para efectos de la Ley sobre agresión contra un agente del orden público en California, se entiende por agentes del orden público, los siguientes oficiales de aplicación de la Ley:

  • Oficiales de policía;
  • Oficiales dentro del Departamento de un alguacil;
  • Oficiales de patrulla de carreteras de California;
  • Oficiales portuarios;
  • Agentes especiales del Departamento de Justicia de California.

Otros tipos de profesionales y funcionarios públicos que entran en la categoría de personas protegidas, son también incluidos como se verá a continuación:

  • Oficiales de tránsito;
  • Oficiales de seguridad;
  • Oficiales de custodia;
  • Oficiales de control de animales;
  • Oficiales de aplicación de códigos;
  • Oficiales notificadores/portadores de citaciones;
  • Miembros del equipo de búsqueda y rescate;
  • Salvavidas
  • Bomberos;
  • Técnicos de emergencias médicas (EMTs) y paramédicos;
  • Médicos y enfermeras que brindan atención de emergencia; y
  • Empleados del Departamento de libertad condicional

¿Qué debe probar el fiscal para que se obtenga una condena por agresión contra un agente del orden público?

En California, para que usted sea condenado por agresión contra un agente del orden público, el fiscal debe probar cada uno de los siguientes elementos constitutivos del delito:

  • Contacto: Que usted tocó a otra persona;
  • Voluntariamente: Que el contacto fue voluntario;
  • De manera dañina u ofensiva: Que el contacto fue dañino u ofensivo;
  • La víctima era un agente del orden público: Que la persona que usted tocó era un agente de policía u otra “persona protegida” en desempeño de sus funciones;
  • Conocimiento razonable del estatus de la víctima: Que en el momento en que ocurrió el incidente, usted supo o debió haber sabido que la víctima era un agente de policía u otra persona protegida en desempeño de sus funciones.

Ejemplo

Un ejemplo de una situación que representa el caso de una agresión contra un agente del orden público, sería: empujar o abofetear a un oficial de tránsito mientras emite una multa de estacionamiento. Bajo este escenario se cumplen los requisitos constitutivos del delito, ya que se produce un contacto voluntario de forma ofensiva en contra de un oficial que en el momento del incidente, desempeñaba sus funciones. No es necesario que como consecuencia, se haya producido una lesión, basta sólo con que el contacto haya sido voluntario y ofensivo.

Nota: No importa si el contacto fue leve o mínimo, basta con que usted haya tocado al agente. El contacto pudo ser además directo, es decir, al tocar una parte física del cuerpo, o indirecto, a través de un objeto. Tampoco es relevante si el agente del orden público estaba de servicio o fuera de éste, siempre que haya estado desempeñando una actividad relacionada con las funciones de su trabajo.

Cuando se trata de una acusación de delito mayor de agresión contra un agente del orden público, de acuerdo con el Código Penal 243(c)(2), el fiscal deberá probar el siguiente elemento adicional:

  • Lesión: Que la presunta víctima sufrió una lesión como resultado del contacto.

Se entiende como lesión, cualquier lesión física que precise tratamiento médico profesional.

En conclusión, si el fiscal no puede demostrar todos los elementos que constituyen el delito, usted no puede ser declarado culpable de agresión contra un agente del orden público.

¿Qué significa contacto voluntario?

El contacto sólo constituye agresión, cuando se realiza voluntariamente, es decir, a propósito. Ello no quiere decir que usted pretendiera quebrantar la ley, obtener una ventaja o lastimar a la víctima.

¿Cuándo se considera que el contacto es realizado en forma ofensiva o dañina?

El más ligero contacto, cuando se lleva a cabo en forma objetivamente violenta o ruda, constituye un contacto ofensivo, aún cuando no produzca dolor, daño o lesión de ningún tipo.

Ejemplo

Un caso que ilustra lo anterior, puede ser que usted le propine un golpe en la mano a un oficial que la extendía para tomar su licencia de conducción. Usted podría ser acusado de agresión contra un agente del orden público puesto que a pesar de que no le produjo al oficial ninguna clase de daño o lesión, su conducta fue ejecutada en forma ofensiva.

¿A qué se refiere la Ley con que el agente de policía o persona protegida se encuentre en desempeño de sus funciones?

Usted sólo puede ser declarado culpable de agresión contra un agente del orden público cuando la víctima de la agresión está comprometida en el desempeño de sus funciones. Esto NO quiere decir que el agente de policía necesariamente deba estar de servicio en el momento en que tuvo lugar el incidente. Lo único que en realidad importa es que el agente esté desempeñando las funciones que se le exigen como agente del orden público. Esto puede incluir acciones tomadas mientras se encuentra fuera de servicio o en un rol como agente de seguridad privada o de patrulla.

Algunos agentes de policía trabajan medio tiempo o de manera ocasional como agentes de seguridad privada o de patrulla, cuando están fuera de servicio. Éstos pueden ser considerados agentes del orden público, siempre y cuando porten el uniforme que los identifica como agentes de policía y estén desempeñando funciones que les corresponden como agentes del orden público.

Ejemplo

Un ejemplo de una situación en la que si bien el oficial de policía se encuentra fuera de servicio, una persona podría enfrentar cargos por agresión contra un agente del orden público, es el siguiente:

Un agente de policía que no está portando su uniforme, ve que se está cometiendo un delito, y actúa con el propósito de arrestar a un sospechoso. Si el sospechoso comete una agresión contra el oficial de policía que está fuera de servicio, deberá enfrentar cargos por agresión contra un agente del orden público. Sin embargo, para que la acusación realmente prospere, la persona debe tener conocimiento de que la víctima se encuentra en una posición de aplicación de la Ley. De lo contrario, el cargo se limita a agresión simple.

¿En qué consiste el conocimiento razonable del estatus de la víctima?

El fiscal debe probar que usted razonablemente sabía, o debería haber sabido, que la víctima era un agente de policía o persona protegida. Si usted honestamente no tenía conocimiento de ello y no había señales claras que le hicieran creer que la víctima era un agente de la Ley, no puede ser condenado por este delito.

Ejemplo

Un ejemplo de lo anterior sería el caso en que usted sostenga una pelea con una persona en un bar, en la cual le propine un golpe. Si la persona resulta ser un salvavidas, el cargo de agresión probablemente no sea contra un agente del orden público, dado que usted no sabía razonablemente que se trataba de un salvavidas, además que el individuo no estaba desempeñando sus funciones en el momento en que tuvo lugar el incidente. Sin embargo, usted podría tener que enfrentar un cargo por agresión simple.

Evidencia que podría soportar el hecho de que usted sabía o debió haber sabido que la víctima era un agente del orden público comprende:

  • Que el agente estaba uniformado
  • Que el agente verbalmente se identificó a sí mismo como tal
  • Que el agente portaba una insignia u otras credenciales
  • Que el agente o persona protegida conducía un vehículo asociado con sus funciones, incluyendo un vehículo de policía señalizado o una ambulancia.

Como puede notarse, por lo general el fiscal se basa en identificadores estándar para probar el caso. Si el agente de policía usaba una camiseta y pantalones cortos y no cargaba ningún tipo de identificación o credencial que permitiera reconocerlo como miembro de la policía, no sería razonable pensar que quien estuvo involucrado con él en una pelea, supiera que se trataba de un agente.

¿Cómo distinguir entre una agresión simple y una agresión contra un agente del orden público?

La agresión simple a la que se refiere el Código Penal 242, establece que es ilegal el uso de la fuerza o tocar a otra persona de forma dañina u ofensiva. Sin embargo, en este delito, la víctima es un individuo cualquiera. Por el contrario, cuando la víctima es un agente de policía o persona protegida, se denomina agresión contra un agente del orden público.

En muchos casos, un agente del orden público ha podido ser golpeado, pero si no estaba en cumplimiento de sus funciones en el momento en que ocurrieron los hechos, el delito se reduce a agresión simple.

¿Qué tipo de delito constituye la agresión contra un agente del orden público?

Por lo general la agresión contra un agente del orden público es procesado como un delito menor. Sin embargo, también puede ser procesado como delito mayor. Todo depende de las circunstancias que rodearon el delito. A su vez, el fiscal tiene en cuenta una serie de factores para determinar si debe tratarse como un cargo de delito menor o mayor, entre los cuales se destacan:

  • El tipo de lesiones que sufrió la víctima
  • El nivel de gravedad de las lesiones
  • El tipo de atención médica que se requirió
  • Sus antecedentes penales, en caso de tener alguno.

Vale la pena distinguir entre la agresión contra un agente del orden público de que trata el Código Penal 243(b) y a la que se refiere el 243(c). La agresión simple contra un agente del orden público de que trata el CP 243(b), conlleva consecuencias por delitos menores. Por su parte, si la presunta víctima resultó herida en el encuentro y por consiguiente requirió tratamiento médico, enfrentará cargos de acuerdo con lo dispuesto en el CP 243(c), lo que trae como resultado que el caso sea considerado como un “wobbler”, es decir que pueda ser procesado como delito menor o mayor, a discreción del fiscal. En otras palabras, la diferencia radica en si sufrió o no lesiones que derivaron en la necesidad de recibir tratamiento de un profesional de la salud, en una clínica u hospital.

En conclusión, las potenciales sanciones por agresión contra un agente del orden público aumentan cuando la víctima sufre una lesión. La lesión es cualquier daño físico que requiere tratamiento médico profesional, incluso si la víctima no recibió dicho tratamiento.

¿Cuáles son las sanciones que se imponen como resultado de una condena por agresión contra un agente del orden público?

La agresión simple contra un agente del orden público, se presenta cuando no hay lesiones. Según ésta, el delito es menor y trae consigo la imposición de las siguientes sanciones:

  • Libertad condicional informal
  • Tiempo en prisión de hasta un año en prisión del condado
  • Multa que no supere el valor de $2.000
  • En algunos casos, contempla ambas sanciones, es decir, tiempo en prisión y multa.

Como se mencionó anteriormente, cuando hay lesiones involucradas, el delito es un “wobbler”. Si es procesado como delito menor, la agresión contra un agente de policía que le ocasiona lesiones, conlleva las mismas consecuencias previamente enumeradas para la agresión que NO causa lesiones, a excepción de que la multa máxima aumenta a $10.000 si la víctima es un agente del orden público, en lugar de cualquier otra persona protegida.

La agresión agravada contra un agente del orden público, según la cual el delito es mayor, trae consigo la imposición de las sanciones que se enuncian a continuación:

  • Libertad condicional formal
  • Tiempo en prisión que varía entre 16 meses hasta 3 años en prisión del condado
  • Multa que no supere el valor de $10.000
  • En algunos casos, contempla ambas sanciones, es decir, tiempo en prisión y multa.

¿Cuáles son los factores agravantes en caso de agresión contra un agente del orden público?

Al utilizar un arma de fuego u otras armas mortales para cometer la agresión contra un agente del orden público, o al cometer el delito para favorecer a bandas callejeras criminales, usted está llevando a cabo una conducta, bajo circunstancias que intensifican el delito, denominados factores agravantes. Estos factores aumentan la sentencia de prisión hasta 4, 6 u 8 años.

¿Cuáles son las defensas más utilizadas en casos de agresión contra un agente del orden público?

A continuación se mencionan algunas de las estrategias de defensas más utilizadas en casos de agresión contra un agente del orden público:

  • Usted tocó accidentalmente al agente y no de manera voluntaria;
  • El agente del orden público o persona protegida no estaba ejerciendo sus funciones en el momento en que ocurrió el incidente;
  • Usted usó fuerza razonable mientras actuaba en defensa propia o de otro;
  • Usted fue erróneamente identificado.

Usted tocó accidentalmente al agente y no de manera voluntaria

Si el contacto con el oficial o persona protegida fue accidental, en lugar de haber sido voluntario o a propósito, entonces usted no puede ser condenado por agresión contra un agente del orden público. Este puede ser el caso en que usted haya sido colocado esposado en la parte trasera de una patrulla y mientras intentaba acomodarse, golpeó accidentalmente a un oficial.

El agente del orden público o persona protegida no estaba ejerciendo sus funciones en el momento en que ocurrió el incidente

Usted puede argumentar que en el momento en que tuvo lugar el incidente, el agente del orden público no se encontraba en ejercicio de ninguna actividad relacionada con su trabajo o que la actividad que desempeñaba era contraria a la Ley. La brutalidad policial, el arresto o detención ilegal, son actividades ilícitas y la agresión a un oficial en estas circunstancias, NO debería ser punible.

Usted usó fuerza razonable mientras actuaba en defensa propia o de otro

En California, usted tiene derecho a defenderse mediante el uso de la fuerza en determinadas situaciones. Si usted razonablemente creía encontrarse a sí mismo u otra persona en inminente peligro de ser tocado ilegalmente o de sufrir una lesión física e hizo uso de la fuerza razonablemente necesaria para desviar el daño, entonces usted actuó en legítima defensa. Cabe resaltar que las palabras ofensivas de un oficial hacia usted, por sí solas no constituyen una justificación suficiente para argumentar esta estrategia de defensa, cualquier amenaza verbal debe estar acompañada de una acción.

Usted fue erróneamente identificado

Muchos de los casos en los cuales se presentan incidentes de agresión contra un agente del orden público, ocurren en lugares donde se reúnen grandes multitudes, como es el caso de los eventos deportivos o conciertos. Como un gran número de personas puede verse involucrada fácilmente en una pelea, con la finalidad de disolver el conflicto, controlar a las personas y restablecer el orden, los agentes de policía interfieren. Por lo general los agentes reciben parte de los golpes y a menudo arrestan a quienes se encontraban con mayor cercanía a ellos, asumiendo que por tanto, son los responsables. La forma de vestir parecida, el hecho de tener una edad similar, son factores que pueden incidir en que una persona sea erróneamente identificada y por consiguiente injustamente acusada de cometer un delito que en realidad no cometió.

¿Qué otros delitos se relacionan con la agresión contra un agente del orden público?

Los siguientes son delitos que se relacionan con la agresión contra un agente del orden público:

  • Agresión simple – Código Penal 242
  • Agresión que causa lesiones corporales graves – Código Penal 243(d)
  • Asalto a un oficial de policía - Código Penal 241(c)
  • Resistencia al arresto – Código Penal 148

Contacte un abogado de agresión contra un agente del orden público en San Diego

Una condena por agresión contra un agente del orden público, puede marcar su historial. Esto disminuye sustancialmente sus oportunidades laborales teniendo en cuenta que a los empleadores no les agrada la idea de contratar personal que tenga antecedentes penales, especialmente cuando el delito involucra el uso de la violencia. También podría traer como consecuencia dificultades a nivel educativo, debido a que muchas Universidades prefieren evitar cualquier tipo de asociación con personas que hayan sido catalogadas en algún momento como delincuentes.

Su futuro podría verse gravemente afectado. Evite tener que padecer consecuencias negativas que le generen grandes dificultades a nivel personal y profesional. Contacte inmediatamente a un abogado de agresión contra un agente del orden público de San Diego del Bufete de Defensa Criminal. Llámenos hoy al 619-722-5858 y obtenga una consulta confidencial y gratis con nosotros.

Evaluación gratuita de casos

Contactanos 619-722-5858 24/7 si desea contratar excelentes abogados

Los Angeles Criminal Attorney Review

Facebook Reviews for Criminal Defense

Los Angeles Criminal Attorney Reviews