Lesión corporal a un cónyuge

En California, la lesión corporal a un cónyuge es un delito serio, de acuerdo con el cual se prohíbe infligir intencionalmente lesiones corporales a su pareja íntima actual o anterior. No es necesario que la lesión sea grave, puesto que una lesión menor es suficiente para que usted enfrente cargos por este delito. Debido a esto, una situación como por ejemplo apretar lo suficientemente fuerte a su pareja del brazo, que le deje un moretón o hematoma en dicha extremidad, basta para que usted sea acusado por lesión corporal a un cónyuge.

Ahora bien, la lesión corporal a un cónyuge no se limita a la violencia cometida por un compañero del género masculino contra una pareja del género femenino. Se refiere también a la violencia por parte de la pareja femenina contra un compañero masculino o incluso en el caso de que se trate de una pareja conformada por personas del mismo sexo.

¿Enfrenta cargos por lesión corporal a un cónyuge en California?

Es importante tener en cuenta que los cargos penales por lesión corporal a un cónyuge no se desestiman simplemente porque la presunta víctima cambie de opinión con relación a la presentación de cargos, afirme haber hecho declaraciones inexactas a la policía o no quiera ser testigo del ente acusador, es decir, la fiscalía. De hecho, los fiscales por lo general están acostumbrados al hecho de que muchas víctimas de violencia doméstica cambien de parecer sobre el enjuiciamiento o intenten cambiar sus declaraciones iniciales acerca de ser víctimas.

Por este motivo, si actualmente usted enfrenta cargos por lesión corporal a un cónyuge, es de suma importancia que contacte de inmediato un abogado de lesión corporal a un cónyuge de San Diego del Bufete de Defensa Criminal. Nuestro equipo de abogados está en plena disposición de brindarle una excelente asesoría legal y podrá determinar el mejor curso de acción legal en función de las circunstancias específicas de su caso. ¡Comuníquese ya!

¿En qué consiste la lesión corporal a un cónyuge?

En California, según el Código Penal 273.5, es un delito infligir una lesión corporal a una persona con la que actualmente tiene o tuvo una relación íntima. Dicho de otra manera, usted es culpable de lesión corporal a un cónyuge, cuando deliberadamente inflige lesiones corporales que resulten en una condición traumática a su pareja íntima.

Para los propósitos de esta ley, se entiende por pareja íntima cada uno de los siguientes:

  • El cónyuge o ex-cónyuge
  • La pareja de hecho registrada actual o anterior
  • El Prometido(a) o ex-prometido(a)
  • El Cohabitante actual o cohabitante anterior, es decir, la pareja con la cual convive o convivió
  • El Novio(a) o ex-novio(a)
  • La madre o el padre de su hijo(a). Aún cuando usted nunca haya estado casado(a) o comprometido(a) con la persona.

Como puede verse, el delito de lesión corporal a un cónyuge, a pesar de que no se limita exclusivamente al cónyuge, solamente puede cometerse contra una persona con la que usted mantiene o sostuvo una relación íntima.

Asimismo la ley establece una distinción entre compañeros de habitación y cohabitantes. Para lo cual señala algunas de las características propias de una relación íntima cuando se trata de un cohabitante, como lo son:

  • El consentir actividades sexuales mientras comparten la misma residencia.
  • El compartir los ingresos y los gastos.
  • El uso compartido o la posesión de una propiedad.
  • La duración y continuidad de la relación.

Además, de acuerdo con las leyes de violencia doméstica del Estado de California, es posible que un acusado cohabite con más de una persona simultáneamente, es decir, al mismo tiempo.

¿Qué debe probar el fiscal en un caso de lesión corporal a un cónyuge?

El fiscal debe demostrar ciertos elementos para que usted sea condenado por cometer el delito de lesión corporal a un cónyuge. Cada uno de estos elementos se enuncian a continuación:

  • Que usted deliberadamente infligió una lesión corporal a otra persona,
  • Que la lesión corporal resultó en una condición traumática; y
  • Que la persona que resultó herida se trata de su pareja íntima o ex-pareja íntima.

Deliberadamente

En primer lugar, cabe aclarar que el término deliberadamente indica que usted actuó a propósito, sin importar si tenía intención de quebrantar la ley o no.

Lesión Corporal

“Corporal” significa que está relacionada con el cuerpo. Por esta razón, una lesión corporal es una lesión física, en contraposición a una lesión mental o psicológica.

Condición Traumática

Con respecto a la condición traumática, ésta se refiere a cualquier herida o lesión corporal resultante de la aplicación directa de fuerza física. Puede ser interna y por lo tanto no ser visible a simple vista. Además, no es necesario que la condición sea grave siempre que haya una herida o lesión de algún tipo.

Los siguientes son algunos ejemplos de condiciones traumáticas:

  • Un moretón o hematoma
  • Un hueso roto
  • Un esguince
  • Una conmoción cerebral
  • Una hemorragia interna
  • Lesiones por asfixia o estrangulamiento

Nota: Es importante que la condición traumática haya sido resultado de la aplicación directa de la fuerza física.

Pareja íntima

Frente a este elemento es importante resaltar nuevamente que de acuerdo con esta ley, la víctima corresponde a cierto tipo de persona determinada. En este sentido, se refiere al esposo(a) actual o anterior, prometido(a), cohabitantes, persona con la cual usted tiene una relación sentimental seria pero que no necesariamente vivan juntos, o el padre/madre de su hijo. Adicionalmente, se reitera que la ley incluye no sólo aquella persona con la que usted sostiene una relación íntima en la actualidad, sino también aquella con la cual sostuvo una relación íntima en el pasado.

Ejemplos de lesión corporal a un cónyuge

Una pareja de novios que viven juntos sostiene una muy fuerte discusión. El hombre en un ataque de rabia golpea a la mujer en el hombro, fracturado uno de sus huesos. En este caso el hombre puede enfrentar cargos por lesión corporal a un cónyuge debido a que infligió una lesión a su pareja íntima, la cual resultó en una condición traumática, debido a que fracturó uno de sus huesos.

En medio de una discusión, un hombre aprieta fuertemente el brazo de su ex-esposa y le produce varios moretones. En este caso el hombre puede enfrentar cargos por lesión corporal a un cónyuge dado que infligió una lesión a su ex-pareja íntima, por pequeña que fuera, la cual resultó en una condición traumática, pues la mujer recibió como consecuencia de ello, una serie de hematomas en su cuerpo.

Una mujer que empuja a su prometido por las escaleras de un edificio y deja al hombre con un par de huesos rotos. Este caso también es un ejemplo de una situación por la cual una persona enfrentaría cargos por el delito de lesión corporal de un cónyuge, puesto que la mujer infligió una lesión a su actual pareja íntima, y se obtuvo como resultado una condición traumática, ya que el prometido presentó en consecuencia, un par de huesos rotos.

¿Qué sucede cuando la persona que me acusa se niega a testificar?

Usualmente, en casos de violencia doméstica, el acusador decide no testificar o se retracta por completo de las acusaciones. Sin embargo, ello no implica necesariamente que el fiscal retirará los cargos en su contra. Bajo este orden de ideas, son tres los escenarios que comúnmente se presentan:

  • Cuando la presunta víctima decide no presentar cargos. En este escenario los fiscales por lo general asumen que la víctima lo hace porque está siendo amenazada o coaccionada por el acusado, o que está siendo manipulada por el mismo. Y por ende, existe una buena posibilidad de que el fiscal lo acuse a usted de todas formas.
  • Cuando la presunta víctima se niega a testificar contra el acusado en el juicio. En este evento el fiscal tiene el denominado poder de citación según el cual puede obligar al acusador a comparecer ante la Corte y testificar aunque no lo desee. El fiscal debe entregar personalmente al testigo una citación para que comparezca. Si el testigo aún así se rehúsa, el juez puede emitir una orden para su arresto.
  • En ocasiones, el acusador u otro testigo no puede comparecer. Este puede ser el caso de que la persona se haya escondido o huido y se encuentre fuera de la jurisdicción. A diferencia de los escenarios anteriores, bajo estas circunstancias, existe la posibilidad de que el fiscal no pueda continuar con el caso.

¿Cuál es la diferencia entre la lesión corporal a un cónyuge y la agresión doméstica?

A diferencia del delito de lesión corporal a un cónyuge, la agresión doméstica de que trata el Código Penal 243 (e)(1) de California, no requiere una lesión. Basta sólo con hacer contacto con la persona, incluso a través de su ropa dado que el contacto no tiene por qué causar dolor o lesión de ninguna clase en la víctima. Por su parte, la lesión corporal a un cónyuge a la cual se refiere el Código Penal 273.5, como su nombre lo indica, requiere que la víctima sufra algún tipo de lesión física.

A su vez, otra diferencia que existe entre ambos delitos radica en el hecho de que la agresión doméstica es siempre un delito menor, en cambio la lesión corporal a un cónyuge es un “wobbler”, lo que significa que puede ser acusado como delito menor o delito mayor a discreción del fiscal, dependiendo de las circunstancias del caso y el nivel de lesión involucrada.

¿La lesión corporal a un cónyuge constituye un “strike” según la Ley de los Tres Delitos y Fuera?

Sí, una condena por el delito de lesión corporal a un cónyuge es susceptible de contar como un “strike” de conformidad con lo establecido por la Ley de los Tres delitos y Fuera. Un “strike” puede aumentar considerablemente su sentencia en caso de que usted sea posteriormente declarado culpable de cometer otro delito.

La Ley de los Tres Delitos y Fuera incrementa el castigo a quienes quebrantan la ley de forma reincidente. Y según lo dispuesto por esta Ley, hay que tener presente que:

  • Un “strike” es una condena por un delito mayor.
  • Cuando un acusado condenado por un nuevo delito mayor tiene un “strike” previo, su sentencia se duplica.
  • Cuando un acusado tiene dos “strikes” y es condenado por un tercer delito mayor o violento, deberá cumplir una sentencia mínima de 25 años a cadena perpetua.

Ahora bien, en el caso de la lesión corporal a un cónyuge, su condena podría contar como “strike” cuando la acusación consiste en que usted cometió una gran lesión corporal en la víctima. Lo que implica que si a usted en el futuro, lo declaran culpable de otro delito mayor, la sanción podría incrementar significativamente.

¿Cuáles son las sanciones que se imponen como resultado de una condena por lesión corporal a un cónyuge?

La lesión corporal a un cónyuge es un delito de violencia doméstica que contempla sanciones serias. Se trata de un “wobbler”, puesto que usted podría enfrentar cargos como delito menor o delito mayor dependiendo de las circunstancias del caso, el nivel de lesión y sus antecedentes penales. Si la víctima sufrió lesiones graves o usted tiene antecedentes de incidentes de violencia doméstica, el caso generalmente es tratado como delito mayor.

En caso de que usted sea declarado culpable de lesión corporal a un cónyuge como delito menor, puede ser condenado a lo siguiente:

  • Libertad Condicional Sumaria
  • Hasta un año en prisión del condado
  • Multa por valor que no exceda la suma de $6.000
  • Indemnización a la víctima

Por su parte, en el caso de que usted sea declarado culpable de lesión corporal a un cónyuge como delito mayor, puede ser condenado de la siguiente manera:

  • Libertad Condicional Formal
  • De 2 a 4 años en prisión estatal
  • Multa por valor que no supere la suma de $6.000
  • Indemnización a la víctima

Por lo general, también es parte de la condena por delito mayor de lesión corporal a un cónyuge, una orden de restricción que prohíbe cualquier contacto con la víctima durante un periodo de hasta 10 años.

Asimismo, si usted ha cometido un delito anterior en los últimos siete años, enfrentará penas más severas que incluyen pasar más tiempo en prisión y el pago de una multa que no exceda la suma de $10.000. Este delito anterior pudo consistir ya sea en:

  • Lesión corporal a su cónyuge;
  • Asalto/agresión que cause lesiones corporales graves;
  • Asalto/agresión con químico cáustico;
  • Asalto con arma paralizante;
  • Asalto con arma mortal; 
  • Agresión sexual; o
  • Agresión a un cónyuge.

¿Qué circunstancias agravantes afectan la sentencia por lesión corporal a un cónyuge?

Las circunstancias agravantes son aquellos factores que conducen a una sentencia más alta. En casos de lesión corporal a un cónyuge, las siguientes son algunas de las circunstancias agravantes que incluye:

  • La víctima era particularmente vulnerable.
  • El delito involucró gran violencia, gran daño corporal, amenaza de gran daño corporal u otros actos que revelan crueldad e insensibilidad.
  • Que usted haya incurrido en una conducta violenta que indique un grave peligro para la sociedad.
  • Sus antecedentes penales.

¿Cuáles son las consecuencias que se generan como resultado de una condena por lesión corporal a un cónyuge?

Consecuencias de inmigración

Si usted es condenado por lesión corporal a un cónyuge, su estado migratorio puede cambiar. Esto se explica debido a que este delito puede llevar a su deportación y por consiguiente es posible que NO se le permita volver a entrar a los Estados Unidos en el futuro después de irse, que jamás pueda convertirse en ciudadano estadounidense y que pierda el derecho de aplicar a una “green card”.

Dificultades a nivel laboral

Teniendo en cuenta que la mayoría de los empleadores realizan una revisión de los antecedentes penales de los potenciales candidatos, una condena por lesión corporal a un cónyuge puede sugerir que usted tiene tendencia a la violencia, lo que muy probablemente lo llevaría a ser descartado de un proceso de selección de personal. Esto explica el por qué la búsqueda de oportunidades laborales se vuelve una tarea bastante complicada.

Una condena por lesión corporal a un cónyuge como delito mayor, puede además dejarlo por fuera de ciertas industrias, dado que puede traer como consecuencia la potencial pérdida de la licencia profesional, como por ejemplo que ya no pueda practicar la ciencia del derecho.

Restricciones para viajar

En caso de obtener la libertad condicional, es posible que se le impida moverse más allá de ciertas áreas. Esta situación podría afectar cualquier negocio que requiera viajar y limita la socialización con sus familiares y amigos.

Pérdida de los derechos de armas

La pérdida de los derechos de armas constituye una prohibición de por vida, independientemente si la condena por lesión corporal a un cónyuge es por delito menor o delito mayor.

¿Cuáles son las defensas legales que se pueden invocar ante cargos por lesión corporal a un cónyuge?

Son variadas las estrategias legales que se pueden aplicar frente a cargos por lesión corporal a un cónyuge. Un abogado criminalista con experiencia en casos de violencia doméstica en San Diego puede conseguir que los cargos que usted enfrenta se reduzcan o se desestimen por completo. En el Bufete de Defensa Criminal, nuestro equipo legal se encargará de revisar minuciosamente cada detalle, a fin de aplicar una defensa sólida basada en las circunstancias de su caso.

A continuación se mencionan algunas de las defensas legales que comúnmente se invocan ante cargos por lesión corporal a un cónyuge:

  • Usted fue falsamente acusado
  • Usted actuó en legítima defensa
  • La lesión fue causada accidentalmente
  • Posible intoxicación
  • Evidencia insuficiente

Usted fue falsamente acusado

En casos de violencia doméstica con mucha frecuencia se producen falsas acusaciones motivadas por deseos de venganza, rabia o celos. Un abogado defensor en San Diego del Bufete de Defensa Criminal puede revelar la verdad a través de la realización de entrevistas al acusador, a su familia, amigos y compañeros de trabajo; también puede realizar una verificación exhaustiva de los antecedentes del acusador y cualquier presunto testigo; además de demostrar mediante correos electrónicos, mensajes de texto o las cuentas de redes sociales, que las acusaciones de la presunta víctima son completamente falsas.

Usted actuó en legítima defensa

Para que aplique la legítima defensa se deben cumplir una serie de requisitos. Básicamente usted ha debido creer razonablemente que usted u otra persona se encontraban en peligro inminente de sufrir lesiones corporales. Además, usted ha debido creer de forma razonable que era necesario el uso inmediato de la fuerza para defenderse o defender a la otra persona de la amenaza. Y por último, que no haya usado más fuerza de la razonablemente necesaria, para defenderse o defender a la otra persona de dicho peligro. De cumplirse todos los presupuestos mencionados, usted no debería ser declarado culpable de lesión corporal de un cónyuge.

Un ejemplo sería el caso de que la presunta víctima se haya acercado a usted con un cuchillo y usted la haya empujado al suelo para poder escapar. En este caso es válido afirmar que usted actuó en defensa propia.

La lesión fue causada accidentalmente

Para que esta táctica de defensa sea válida, usted debe probar que no tenía la intención de atacar o herir a la víctima. Uno de los elementos que constituye el delito de lesión corporal a un cónyuge es que usted deliberadamente o a propósito haya infligido una lesión física a su pareja o ex-pareja íntima. Si por el contrario, la lesión fue causada de forma accidental, usted no debería ser condenado por lesión corporal a un cónyuge.

Posible intoxicación

La posible intoxicación se trata de una defensa circunstancial. Si su abogado defensor puede probar que usted actuó bajo la influencia de alguna droga cuando ocurrió el incidente, eso puede probar que usted no tenía la intención de causar una lesión corporal. Lo cual a su vez demuestra que usted no gozaba de un buen estado mental en ese momento.

Contactar un abogado de lesión corporal a un cónyuge cerca de mí

Una condena por lesión corporal a un cónyuge puede traer graves consecuencias a nivel tanto personal como profesional, además de que como resultado usted puede pasar un tiempo tras las rejas, enfrentar multas de miles de dólares y posiblemente perder su derecho a poseer armas de fuego de por vida. Por ello es crucial que consulte inmediatamente con un abogado de lesión corporal a un cónyuge en San Diego del Bufete de Defensa Criminal.

Trabajamos arduamente para brindar una excelente asesoría en materia legal. Llámenos hoy al 619-722-5858 y programe una consulta con nosotros. Recuerde que la consulta es totalmente confidencial y gratuita.

Evaluación gratuita de casos

Contactanos 619-722-5858 24/7 si desea contratar excelentes abogados

Los Angeles Criminal Attorney Review

Facebook Reviews for Criminal Defense

Los Angeles Criminal Attorney Reviews