Asalto contra un Funcionario Público

La ley penal en California brinda protección a ciertas categorías específicas de personas. Este es el caso de las personas de la tercera edad, los niños y determinados grupos, teniendo en cuenta el tipo de trabajo en particular que desempeñan. En esta última categoría se encuentran los funcionarios públicos, quienes se encargan de realizar el trabajo del gobierno y proporcionar un servicio para el público en general.

El Estado de California reconoce el peligro que corren los funcionarios públicos en ejercicio de sus funciones. Esto se debe a que como parte de su trabajo, deben adoptar una serie de decisiones políticas necesarias, las cuales en ocasiones no son popularmente compartidas. De ahí que los ciudadanos a menudo conviertan a los funcionarios públicos en un blanco de amenazas e incluso ataques físicos cuando no están conformes o de acuerdo con las tácticas de formulación de políticas adoptadas.

Abogado de asalto contra un funcionario público cerca de mí

El asalto es un delito. Sin embargo, cuando el asalto se comete en contra de un funcionario público, se trata de un delito aún más serio que trae como resultado fuertes consecuencias que incluyen tiempo en prisión y/o el pago de multa. Si usted ha sido acusado de asalto contra un funcionario público, es fundamental que busque asesoría legal de forma inmediata. Un abogado de asalto contra un funcionario público de San Diego del Bufete de Defensa Criminal puede asistirlo, proteger sus derechos y aplicar una sólida defensa conforme a las circunstancias que rodean su caso.

Es de suma importancia que obtenga ayuda lo más pronto posible de un abogado criminalista en San Diego para garantizar que usted no pierda la oportunidad de beneficiarse de una posible reducción de cargos, o incluso que los cargos que enfrenta puedan llegar a ser completamente desestimados. ¡Es momento de actuar, comuníquese ya!.

¿Cuál es la definición legal de asalto contra un funcionario público?

De acuerdo con el Código Penal 217.1, constituye un delito efectuar un asalto contra un funcionario público. El acto sólo se encuentra cubierto por lo dispuesto en esta ley cuando el asalto es en represalia o se realiza para evitar que el funcionario lleve a cabo sus funciones.

El delito de asalto contra un funcionario público consta de cada uno de los elementos que se indican a continuación:

  • Usted cometió un asalto;
  • El asalto se cometió contra un funcionario público o miembro de la familia inmediata de un funcionario público; y
  • Usted cometió el asalto como represalia o para impedir el desempeño de las funciones del funcionario público.

Como puede verse, para ser declarado culpable de asalto a un funcionario público, no es necesario que usted cause lesiones a la otra persona. El fiscal en cambio tiene el deber de proporcionar pruebas de que la víctima del incidente es un funcionario público y que el ataque fue en venganza o tuvo la intención de impedir que el funcionario cumpliera con el desempeño de sus funciones. Por ende, cualquier asalto a un funcionario público que no esté relacionado con su empleo, no se encuentra incluido bajo lo dispuesto por este estatuto. Un ejemplo de esto último sería que usted se involucrara en una pelea con otra persona en un bar y que en medio de su rabia intentara arrojar una botella a dicha persona. Sin embargo, usted sea detenido por otros clientes que se encontraban en el establecimiento. La persona resultó tratarse de un juez, pero dado que su intento de arrojar el objeto no estuvo relacionado con el cargo que ocupa, usted no podría ser acusado de asalto contra un funcionario público.

En otras palabras, para ser acusado de asalto contra un funcionario público, las acciones de quien lleva a cabo la conducta, deben tener motivaciones políticas. Por ejemplo un ataque basado en lo que un funcionario público ha dicho o hecho. A su vez, se analiza el acto de impedir que el funcionario cumpla con sus obligaciones legales, es decir, realice sus funciones.

Ejemplos

Un ejemplo de una situación en la cual una persona enfrentaría cargos por asalto contra un funcionario público es el caso de un hombre que ha vivido en un vecindario durante cierto tiempo y no está de acuerdo con algunos de los cambios que está introduciendo un nuevo miembro del concejo municipal. El hombre asiste a una reunión referente a dichos cambios con una lata de aerosol de pimienta en sus manos, con la intención de rociar el contenido al miembro del concejo en caso de no cambiar la propuesta. En este caso el hombre puede ser acusado de asalto contra un funcionario público incluso si fue detenido antes de aplicarlo. Esto se explica debido a que como se mencionó anteriormente, en realidad usted no ha tenido que herir al funcionario público, puesto que el simple intento de herir, califica para un cargo por asalto contra un funcionario público.

En un segundo ejemplo está el caso de una mujer que busca vengarse de un juez que no falló a su favor en un caso. Para lo cual, reúne piedras y huevos con el fin de arrojarlos al juez durante uno de sus juicios. En el momento en que todos se acomodaban, la mujer coloca la caja que contenía las piedras y los huevos a un costado. Uno de los oficiales de la Corte se percata de su extraño comportamiento y recuerda haber visto a la mujer en un juicio reciente por lo cual se acerca a ella para observar con mayor detenimiento su conducta. Cuando todos se ponen de pie y el juez se acerca a su asiento, la mujer aprovecha la oportunidad para sacar de la caja la piedra más grande que tenía y apuntar directo al juez. Antes de que pudiera arrojar el objeto, el oficial la sujeta del brazo y consigue detenerla. En este caso la mujer puede ser acusada de asalto contra un funcionario público aunque no haya podido arrojar la piedra. La mujer no sólo tenía la intención de infligir violencia sobre el juez, sino que pretendía atacarlo mientras desempeñaba sus funciones oficiales.

Por último, un tercer ejemplo es el caso de un hombre que enfrenta cargos por secuestro según lo dispuesto en el Código Penal de California sección 207, y está siendo representado por un defensor público. El hombre no está de acuerdo con la manera como su caso ha sido manejado y enfoca su enojo hacia el defensor público. Un día, mientras ambos revisan las estrategias de defensa para el caso, el hombre se enfurece, y le arroja una silla además de golpear en la cara a su defensor público. Bajo estas circunstancias, el hombre puede ser acusado de asalto contra un funcionario público. A su vez, cabe anotar que estas acciones también podrían resultar en un cargo separado por agresión.

¿Quién es considerado como un funcionario público?

El delito de asalto contra un funcionario público requiere comprender quién es considerado como tal. De acuerdo con la ley en California, un funcionario público es una persona que es miembro del gobierno, agente del orden público o que hace parte del poder judicial. Bajo este orden de ideas, se entiende por funcionario público los siguientes:

  • El Presidente o Vicepresidente de los EE.UU.
  • Cualquier juez federal, estatal o local actual o anterior.
  • Cualquier jurado federal, estatal o local actual o anterior.
  • Cualquier funcionario electo del gobierno a nivel federal, estatal o local.
  • Cualquier miembro del concejo que sirva para un municipio, alcalde, supervisor del condado, alguacil, agente del orden público, o jefe de policía municipal.
  • Los fiscales actuales o jubilados.
  • Defensor público actual o jubilado.
  •             Un director o secretario de cualquier agencia ejecutiva a nivel estatal o federal.
  • El gobernador de cualquier territorio o estado de los EE.UU.
  • Un árbitro, comisionado u otros funcionarios judiciales subordinados.

Nota: La ley también se encarga de brindar protección a los familiares inmediatos de cualquiera de los funcionarios públicos designados, incluyendo sus nietos, hijos, hermanos, hijastros, padrastros, cónyuges o padres.

En conclusión y tal como puede verse, los funcionarios públicos pueden desempeñar distintos roles. Aunque sus funciones giran principalmente en torno a resolver disputas en el estado, de la mejor forma posible.

¿En qué se diferencia el asalto simple del asalto contra un funcionario público?

El asalto consiste en un intento ilegítimo de herir a otra persona cuando usted puede hacerlo. Usted no necesita usar la fuerza sobre la víctima, basta sólo con emprender una acción que podría llevar a que se ejerza fuerza sobre ésta. Para ser condenado por este delito, usted debe tener la capacidad actual de aplicar la fuerza y no haber actuado en defensa propia o en defensa de otro. Sin embargo, cuando el asalto involucra a una persona protegida, como es el caso de los funcionarios públicos, quienes cumplen un rol dentro del gobierno y debido a la naturaleza de su trabajo requieren protección, se trata de un delito más serio denominado asalto contra un funcionario público. De ahí que se distinga un delito de otro.

De acuerdo con lo anterior y según la ley de California, el asalto simple constituye un delito menor. Sin embargo, el asalto que se comete contra un funcionario público es un “wobbler”. Lo que quiere decir que el fiscal puede proceder con el cargo ya sea como delito menor o delito mayor teniendo en cuenta una serie de factores. Un delito mayor conlleva sentencia de cárcel o prisión más larga, así como multas más elevadas.

¿Cuáles son las sanciones que se imponen como resultado de una condena por asalto contra un funcionario público?

En California, el asalto contra un funcionario público es un “wobbler”, lo que implica que el fiscal a su discreción puede optar por imputar cargos como delito menor o delito mayor. Para lo cual tiene en consideración ciertos factores como lo son: las circunstancias específicas del caso y sus antecedentes penales.

Si usted enfrenta cargos por asalto contra un funcionario público como delito menor, las sanciones que se contemplan son:

  • Libertad condicional sumaria
  • Cumplimiento de tiempo en prisión del condado hasta por un año; y/o
  • Imposición de multa por valor de hasta $1.000.

Por otro lado, si usted enfrenta cargos por asalto contra un funcionario público como delito mayor, las sanciones que se conciben son:

  • Libertad condicional formal
  • Cumplimiento de tiempo en prisión del condado por 16 meses, 2 años o 3 años; y/o
  • Imposición de multa por valor de hasta $10.000.

Tenga en cuenta que si lo sentencian a libertad condicional, existen una serie de condiciones que acompañan la sentencia. Es posible que usted deba indemnizar a la víctima y reportarse ante el oficial de libertad condicional según lo acordado. El incumplimiento de los términos de la libertad condicional puede llevar a la revocación de la misma y por consiguiente que usted sea enviado a la cárcel para cumplir su sentencia original.

Por otro lado, cabe mencionar que en caso de tentativa de asesinato de un funcionario público por venganza o para impedir el desempeño de sus funciones, la pena es de 15 años a cadena perpetua.

¿Cuáles son las consecuencias que trae consigo una condena por asalto contra un funcionario público?

Además de las sanciones previamente señaladas, como son el cumplimiento de tiempo tras las rejas y/o el pago de una multa, existen una serie de consecuencias que a nivel personal y profesional se generan como resultado de una condena por asalto contra un funcionario público. Teniendo en cuenta que de ser condenado su historial criminal cambiará, las siguientes son algunas de las consecuencias que se producen:

  • Dificultades para conseguir trabajo. Esto se debe a la verificación de antecedentes penales que realizan los empleadores antes de seleccionar al personal.
  • Pérdida de su actual trabajo o de oportunidades de promoción laboral.
  • Dificultades para conseguir opciones de vivienda.
  • Problemas para mantener relaciones personales. Esto debido a que sus familiares o amigos pueden tener una imagen diferente de usted luego de ser informados acerca de su condena.

¿Bajo qué circunstancias un caso por asalto contra un funcionario público llega a juicio?

La mayoría de los casos de asalto en California proceden a juicio cuando se cumplen ciertos presupuestos. Por ejemplo, el equipo de la fiscalía puede tener pruebas adecuadas para probar los cargos de asalto. El caso también puede ir a juicio si usted se niega a aceptar los cargos presentados en su contra. El juez usualmente sopesa las defensas de su abogado frente a los alegatos del fiscal para establecer si el caso se resolverá o no, en la etapa previa al juicio.

Ahora bien, su caso califica para desestimación si la Corte rechaza pruebas críticas en su contra. La terminación puede ocurrir cuando la evidencia del fiscal es inadecuada para declararlo culpable de asalto contra un funcionario público. Un caso también califica para desestimación, cuando la evidencia que se presenta a la Corte consigue debilitar dicho caso.

Por su parte, los acuerdos de declaración en casos penales, como por ejemplo los casos de asalto, le permiten a usted estar de acuerdo, negarse o hacer ambas cosas en relación a los cargos que enfrenta. En este orden de ideas, un acuerdo de culpabilidad lo ayudará a resolver su situación, además de evitar que usted enfrente cargos/sanciones serias sólo si se declara culpable. En este sentido, declararse culpable se refiere a que usted está aceptando las consecuencias de su acto delictivo.

¿Qué defensas legales se emplean frente a cargos por asalto contra un funcionario público en California?

Si actualmente usted enfrenta cargos por asalto contra un funcionario público, lo más aconsejable es contar con la asesoría de un abogado defensor de San Diego quien basado en los hechos de su caso podrá brindarle la asesoría legal que tanto requiere para asegurarse de que usted no sea condenado injustamente. Recuerde que el hecho de que enfrente cargos por un delito, no significa que será condenado por el mismo.

Al respecto, son muchas las defensas disponibles que se pueden utilizar frente a cargos por asalto contra un funcionario público. Algunas de las más comunes se indican a continuación:

  • Usted actuó en defensa propia o estaba defendiendo a otra persona
  • Usted no tenía ningún propósito de sabotear el desempeño de las funciones públicas o de tomar represalias
  • Usted no tenía capacidad actual para infligir una herida violenta
  • Usted fue falsamente acusado

Usted actuó en defensa propia o estaba defendiendo a otra persona

Usted puede defenderse ante los cargos de asalto contra un funcionario público argumentando que se estaba defendiendo a sí mismo o a otra persona. Es posible que el funcionario público haya sido agresivo o violento con usted.

En la mayoría de los casos, los fiscales asumen que el acusado tiene la culpa y les cuesta creer que sea el funcionario público quien la tenga. Sin embargo, es común que los acusados se enfrenten a cargos por asalto contra un funcionario público cuando sólo estaban intentando defenderse. En este evento, puede afirmar ante la Corte que usted u otra persona se encontraba en peligro de ser herida o tocada en forma ilegal y señalar que respondió a la amenaza inminente haciendo uso de fuerza razonable contra el funcionario público. Por último, es importante que sea evidente que dadas las circunstancias, usted no utilizó más poder del necesario.

Usted no tenía ningún propósito de sabotear el desempeño de las funciones públicas o de tomar represalias

Uno de los elementos que constituyen el delito de asalto contra un funcionario público consiste en que usted lo haya atacado con la intención de vengarse o impedirle desempeñar sus funciones. Por este motivo, en ausencia de evidencia que demuestre lo anterior, es probable que usted en cambio sea condenado por el delito de asalto simple en lugar de asalto contra un funcionario público. Si su abogado defensor puede demostrar que no hay pruebas o testigos que lo vieran cometer un asalto contra un funcionario público, el caso será desestimado. Debe haber testigos que lo vieran impedir a un funcionario público desempeñar sus funciones oficiales o buscar venganza. La falta de dicha prueba dará lugar a la absolución de los cargos o a un acuerdo de culpabilidad por un cargo menor.

Usted no tenía capacidad actual para infligir una herida violenta

Es posible que de estar involucrado en un altercado o discusión con un funcionario público, usted utilice palabras o gestos un poco pesados. Incluso puede intentar herirlo. Pero si usted no tenía la capacidad actual de realmente lastimarlo o causar lesiones, no es culpable de ninguna clase de asalto. Por consiguiente, si la presunta víctima de asalto era más joven, más grande, más fuerte que usted, puede emplear esta estrategia legal para defenderse de los cargos que enfrenta.

Usted fue falsamente acusado

Se trata de una situación que se presenta a menudo, en la cual una persona motivada por el deseo de venganza, celos o rabia acusa falsamente a otra de cometer un delito que en realidad no cometió. Por ello se denomina falsas acusaciones. Si usted ha sido víctima de falsas acusaciones, no debería ser declarado culpable de asalto contra un funcionario público.

¿Qué otros delitos se relacionan con el asalto contra un funcionario público?

Algunos delitos que se relacionan con el asalto contra un funcionario público se enuncian a continuación:

  • Asalto con arma mortal – CP 245(a)(1)
  • Asalto con arma de fuego 245(a)(2)
  • Agresión que causa graves lesiones corporales – CP 243(d)
  • Resistencia al arresto – CP 148(a)(1)
  • Alteración del orden público – CP 415

Obtenga ayuda de un abogado de asalto contra un funcionario público de San Diego

Las consecuencias de una condena por asalto contra un funcionario público pueden ser desastrosas al afectar su vida en la esfera tanto personal como profesional. Usted no tiene que enfrentar estos cargos por su cuenta, un abogado de asalto contra un funcionario público en San Diego del Bufete de Defensa Criminal puede ayudarlo. Nuestro equipo de abogados trabaja fuertemente con el propósito de brindar una excelente asesoría en materia legal, proteger sus derechos y aplicar la estrategia de defensa más idónea de acuerdo con las circunstancias específicas de su caso.

Comuníquese de inmediato al 619-722-5858 para evaluar su caso. Recuerde que la consulta con nosotros es totalmente gratuita y confidencial.

Evaluación gratuita de casos

Contactanos 619-722-5858 24/7 si desea contratar excelentes abogados

Los Angeles Criminal Attorney Review

Facebook Reviews for Criminal Defense

Los Angeles Criminal Attorney Reviews